sábado, 17 de marzo de 2018

La Muerte de Aïs, de Juan Linares Quevedo, Primer Premio en el IX Concurso Nacional de Composición de Marchas "Villa de San Pedro del Pinatar"



Me complace comunicaros que mi obra La Muerte de Aïs ha conseguido el primer premio en el IX Concurso Nacional de Composición de Marchas Procesionales “Villa de San Pedro del Pinatar celebrado el 16 de marzo de 2018.
La Muerte de Aïs es una marcha fúnebre, lúgubre, de corte minimalista que compuse durante las dos últimas semanas de vida de mi padre, al cual se la dedico. Es una marcha poco convencional y común, alejada de estereotipos. Por eso creo que hay que escucharla dentro del momento en el que fue compuesta.
Basada en la dualidad armónica de dos acordes como pasa en la Marcha Fúnebre de Chopin, la primera sección está dominada por dos grandes pedales. Una pedal melódico rítmica en los saxofones y otra pedal rítmica en el bajo y clarinete bajo. Sobre estos diseños pedales erige el plano principal en los clarinetes y trompetas. Esta melodía compuesta por figuraciones largas da color a la harmonía y encarna el canto desgarrado de la persona que está muriendo.
La segunda sección, de carácter no contrastante, está dominada por un motivo de tres notas con un ámbito reducido. Este motivo se va mezclando paulativamente con el tema anterior hasta que llegan a unirse al final de la sección en fortísimo.
La coda está dominada por los diseños pedales anteriores hasta el crescendo final con el concluye de la obra. Y es que La Muerte de Aïs no es una obra pretenciosa o con grandes alardes técnicos. Es íntima y personal. Pensada para un cortejo fúnebre y en un ámbito recogido.

Sin más, agradecer la magnífica interpretación de la Banda de Música de San Pedro del Pinatar y la cuidada organización del concierto de la final. Para mí es un honor estar otro año más formando parte del concurso, escuchando el estreno de nuevas composiciones y visitando esta tierra que tanto me gusta.

El resto de premios ha quedado configurado de la siguiente forma:
2º premio: Aquel Jueves Santo de Antonio Moreno Pozo
3º premio: Flagelación de Miguel Mateos
4º Premio: Lamentos de José Luis Ruiz
5º Premio: La Gula de Crescencio Sánchez




sábado, 10 de marzo de 2018

Finalista IX Concurso Nacional de Composición de San Pedro del Pinatar


              Comunicaros a todos que soy finalista en el IX Concurso Nacional de Composición "Villa de San Pedro del Pinatar". La final tendrá lugar el 16 de marzo viernes a las 20:30 en la Iglesia de la Trinidad de dicha localidad. Os mantendré informados sobre el transcurso de la final. Hasta pronto! ;)

domingo, 25 de febrero de 2018

Resolución V Concurso Nacional de Marchas Procesionales José Berenguel Escámez






“Madre del Salvador” de Álvaro Cámara López, se ha alzado con el Primer Premio en el V Concurso Nacional de Composición de Marchas Procesionales José Berenguel Escámez de Almería.  En una noche de gran intensidad y pasión cofrade el jurado ha tenido una difícil labor ante la calidad de las marchas que han llegado a la final. Así el jurado ha valorado la creatividad, innovación, originalidad y uniformidad expresiva de la obra de este joven compositor que ya obtuvo el Primer Premio en la primera edición del concurso con la obra “Mater Almeriensis”.

El resto de premios ha quedado configurado de la siguiente forma:
-       Segundo finalista. Marcha 03. Francisco Jesús Cogollos Martínez
-       Tercer finalista. Marcha 16. Fernando Lizana Lozano
-       Cuarto finalista. Marcha 15. Álvaro Alejandro Artuñedo García
-       Quinto finalista. Marcha 23. Miguel Rueda Carpio

Con una interpretación estelar de la Banda Municipal de Almería, dirigida por Ángel López Carreño, el concierto se ha completado con las siguientes obras:  “Reina de los Mártires” de José Luis Peiro Reig (Primer Premio en la IV edición del concurso), “Arcángel” de Rafael Doménech Pérez y “Al Cristo Redentor” de Juan Linares Quevedo (estreno absoluto).

El jurado ha estado compuesto por:
-       Ángel López Carreño, director de la Banda Municipal de Almería
-       Félix Ruiz González, director y compositor
-       Rafael Doménech Pérez, compositor, director y profesor del conservatorio profesional de música de Sagunto
-       Juan Linares Quevedo, director, compositor, profesor de música y ganador del VII Concurso Nacional de Composición de Marchas Procesionales “Villa de San Pedro del Pinatar”
-       Julio Francisco González Jiménez, musicólogo y presidente del Ateneo Musical de Almería.

Una vez más agradecer a Encarnación Molina, Presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almeria, Canal Sur Radio, InteralmeríaTV y demás personalidades su asistencia al acto e invitarles a seguir disfrutando de la música procesional en la VI edición del concurso. Por último animar a los numerosos compositores amates del mundo cofrade a seguir impulsando el género con nuevos y creativos trabajos que den aún más realce a nuestra semana santa. Nos vemos en la VI edición. Hasta el año que viene!






sábado, 24 de febrero de 2018

Homenaje a Juan Linares Bueso. Unión Musical de Ugíjar


                  El 21 de noviembre murió mi padre. Después de una larga enfermedad y de un largo sufrimiento el cuerpo dijo basta. Su corazón dejó de latir. En ese corazón siempre ha existido una pasión: esa ha sido la música. Yo sólo tenía 9 años cuando entró a la casa y me dijo que él era el nuevo presidente de la banda, nuestra banda, la Unión Musical de Ugíjar. Desde entonces los cambios se sucedieron y en él resurgieron nuevas esperanzas e ilusiones.

                  El primer paso que dio fue ofrecer, a cambio de nada, nuestro local para que la banda tuviera un lugar donde ensayar y acoger a los alumnos que estaban aprendiendo música. La casa no estaba acabada cuando ya teníamos la banda, con ensayos y músicos a diario. Él quería que la Unión Musical de Ugíjar progresara, que subiera el nivel. Así no tardó mucho en hacerse con Domingo Gálvez. Recuerdo que fueron los tiempos de empezar a tocar “obras” y dejar un poco al lado el repertorio habitual de la banda. Estampas Andaluzas, Los Celos y el Viento, La Danza del Sable… qué tiempos aquellos! Seguro que más de uno de los que lean esto se acordarán de esos ensayos míticos. Ensayos en los que hacíamos pruebas de velocidad: ”hay que tocar lo más rápido posible!”. Parece algo trivial pero todo era una novedad. Entre esos ensayos también había reuniones. Qué reuniones… en todas se refería a Joaquín para que le echara una mano o le diera su opinión. Jaja, era su ojito derecho.

                  Todo y cuanto hacía lo planeaba para el bien de la banda. Fueron días interminables dando viajes a los pueblos para buscar contratos. Para buscar un sitio digno donde los músicos comieran y se olvidara ya la vieja tradición de ir con el bocadillo en la maleta. Para que la banda tuviera todos los más contratos posibles. Fueron veranos de no parar. De enganchar fiestas con fiestas e incluso partir la banda para no perder sitios donde ir a tocar. A los pueblos, a los cortijos. Se lamentaba cuando alguien le cogía el contrato anticipándose a la banda. Él disfrutaba, venía con nosotros y dejaba apalabrado el contrato del año siguiente con Paco, que en paz descanse, y con Cecilio. Esa era su vida. Era su alegría.

                  Poco a poco llegaron nuevos proyectos. Se puso en marcha la venta de lotería. Y él la vendía a diario desde la librería. Parecía que le importara más la Unión Musical que el propio negocio. Así vinieron Los Reyes al pueblo y se hizo una gran caja. Se tuvo que pedir lotería varias veces. Un trabajo arduo. Todo para comprar instrumentos para la banda. Todo para que la banda fuera emergiendo poco a poco. En su cabeza, en su día a día, estaba la planificación de encuentros con otras bandas, veladas, actuaciones en certámenes. Todo. Yo recuerdo que muchas veces le dije: ”Papá tienes que parar, no puedes con todo”. Pero esa era su vida. Todo era poco para la banda.

                  También fue una época difícil. La competencia entre las dos bandas de música del pueblo estaba en lo más alto. Muchas veces la competencia fue desleal. Lo vi sufrir y llorar ante descalificaciones a lo personal y a la banda. Esto es duro. Eso le afectaba. Pero nunca vi en él un signo de rendición. Él supo aprovechar estos momentos para renacer con más fuerza. Cada comentario negativo sobre la banda le seguía una respuesta: “hay que montar un nuevo concierto”. Cada comentario perjudicial sobre la banda le seguía: “hay que conseguir un nuevo contrato”. Cada comentario adverso sobre la banda le precedía: “hay que lucir la banda en otro certamen”. Lo fácil es rendirse. Lo fácil es dejarlo todo y vivir tranquilamente. Pero eso no estaba en su ADN.

                  Ahora, desde el cielo, seguro que ve orgulloso los progresos de la banda que con tanto trabajo y dedicación ayudó a reflotar. De esa banda con una gran escuela de música y con una gran masa social detrás. De esa banda que es capaz de levantar el aplauso unánime de todo en pueblo en cada actuación. Él gozaba yendo a los conciertos de la banda, viendo a su hijo tocar en ella, y observando que el proyecto que él ayudó a crear sigue todavía en pie. Por eso, y en su nombre, quiero agradecer a la Unión Musical de Ugíjar este detalle que han tenido con mi padre. Porque sé que él lo lleva en el corazón allá donde esté y porque sé que nunca se va a olvidar de su gran pasión. La música.